Buscador avanzado
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Lun Dic 21, 2015 12:37 am.
Últimos temas
» MundoDeluxe cierra - Muchas Gracias a todos
por ZAnimeMaker Miér Mar 02, 2016 3:45 pm

» Recomendaciones para subir aportes
por Xpe Mar Ene 05, 2016 5:00 pm

» dUDA Sobre mi Rpg maker XP en ES
por SketchDeluxe Sáb Ene 02, 2016 7:26 pm

» Arruina el anterior y pide un deseo
por asdseba123 Mar Dic 29, 2015 11:07 pm

» ¿Qué haremos en nuestros días libres?
por bathory123 Sáb Dic 26, 2015 4:02 pm

» Monster Strike (Anime)
por kyonides Sáb Dic 26, 2015 3:33 am

» Galeria de avatares
por bathory123 Vie Dic 25, 2015 6:57 pm

» Feliz Navidad 2015
por kyonides Vie Dic 25, 2015 2:18 am

» Battlers laterales(Ragnarok)
por Maghno Miér Dic 23, 2015 6:57 pm

» Buenas a todos!
por SketchDeluxe Mar Dic 22, 2015 4:36 pm

Publicidad
Afiliados


Introduccion de un cuento sin nombre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Introduccion de un cuento sin nombre

Mensaje por Black Hatred el Dom Dic 06, 2015 9:06 am

Buenas, soy "nuevo" en el foro (era miembro hace varios años atras). Les dejo esta introduccion de un cuento que estoy escribiendo. Acepto criticas, sugerencias, insultos, halagos, y propuestas matrimoniales .



El suelo vibraba por la fuerza de los conjuros errados que nos profería aquella banda de criminales. Yo me mantenía firme en primera fila evitando el avance de los enemigos, además de dejar vacíos unos cuantos viales curativos cada vez que me alcanzaba algún poder hostil.

Nuestras batallas nunca fueron justas, aunque el detalle de que sólo contábamos con un mago no nos impedía desplegarnos eficazmente en combate, ya que Edwin, nuestro único miembro de saberes arcanos, era increíblemente habilidoso, lo cual le hizo justamente ganar mi completa admiración. Incluso podíamos hacer gala de haber vuelto siempre los cinco con vida, pero ese día las cosas fueron diferentes. Aún hoy no estoy seguro de cuántos integrantes tenía el grupo con el que nos encontramos en esa mazmorra de Vhianna; los magos se mantenían invisibles a los ojos de quienes no dominamos el camino de la magia, y había tantas partículas rutilantes flotando en el aire, además del vapor característico de la gélida cueva, que no pude apreciar con fidelidad la cantidad de enemigos a la que nos enfrentábamos, si tuviese que calcularlo, diría que eran mínimamente el doble que nosotros.

Incluso cuando a Tilas, uno de nuestros dos paladines, le fuese partido su escudo de un hachazo por una sombra apenas escondida por el rumor brillante que la ventisca de aire que corría por el lugar arrancaba del hielo del suelo y de las paredes, para posteriormente dejarlo inconsciente a golpes, yo seguía peleando infatigable y con fragor; estaba completamente convencido de que la magia de Edwin nos iba a sacar victoriosos de esa cueva. Estos pensamientos tan ridículamente positivos perecieron cuando en un momento que me di vuelta, vi como un encapuchado que había flanqueado mi posición, lo apuñalaba por la espalda. Impactado por la escena, fui duramente golpeado en la cabeza con una maza por una especie de clérigo, lo que hizo que volviese a hervirme la sangre de guerrero. Secundado por un afiebrado éxtasis de locura berserker solté la espada, pateé al clérigo y, al caer al suelo, me monté sobre él para golpearlo a mano limpia en el rostro hasta deshacerle el cráneo. 
Luego corrí hacia el asesino de Edwin y me abalancé sobre él. Quiso defenderse, pero esquivé una de sus estocadas y tomándolo de la muñeca, se la partí de un movimiento. Ya en el suelo, golpeé su torso brutalmente con mi pie hasta que se hundió en sus órganos. 
Embadurnado en sangre, jugos intestinales y con pedazos de costilla del asesino de Edwin en el escarpe, me acerqué intimidante hacia el resto del grupo enemigo. Me superaban en número, probablemente también en experiencia, pero aún así, un mago abrió un portal y los vi desaparecer a través de él.

Me tomé unos segundos para tranquilizarme y miré en derredor. Vi a Thomas, nuestro otro paladín, arrodillado junto a Edwin, intentando sin éxito recomponerlo con los pocos conjuros básicos de curación que sus escasos conocimientos en magia le permitían. Busqué, tambaleante, la salida a la superficie, en busca de aire para librarme de la fuerte tos que me producían los gases que sobrevivían tenues en el aire, producto de los conjuros usados en el enfrentamiento. Llegado ya, y cegado por el encandilante sol del mediodía que se reflejaba en la nieve, me dejé caer, rendido.  

Me desperté y el sol no parecía haberse movido. Reuní fuerzas y me incorporé venciendo la pesadez que me mantenía pegado al hielo. Noté a lo lejos, cerca del horizonte, una columna de humo, y supe que en breve íbamos a tener más compañía. 
Atrravesando nuevamente el gélido pasaje que comunica la tundra con la cueva, me encontré a Thomas y Tilas, seguidos por Athanis. Les advertí de la presencia probablemente hostil que se acercaba y mientras ellos se apresuraban en salir y, en contra de sus intentos de detenerme, fui corriendo en busca del cuerpo inerte de Edwin. No teníamos oro suficiente como para costearno un conjuro de resurreción, y tan lejos estabamos de tenerlo, que a nadie, exceptuándome, se le ocurrió llevar su cuerpo, sin contar la dificultad que conlleva encontrar un mago con la capacidad de conjurar esa poderosa magia.

El viaje de retorno fue muy tranquilo, volvimos sobre nuestra propia marcha, ya despejada. La gruesa capa de nieve aún recordaba a duras penas la marca de nuestro paso.
Llegamos al pueblo y Athanis nos dejó pasar la noche en su casa. Si bien fue por sugerencia de Tilas que fuimos a explorar esa cueva, Athanis era el único de nosotros que vivía en Vhianna, y el más reciente miembro del grupo. Había oído historias de ese lugar desde chico; en todas ellas eran protagonistas terribles batallas y las leyendas prácticamente profesaban que las paredes vestían alhajas, por lo que su obsesión con ese lugar hizo que se interesara en acompañarnos, si bien se había negado muchas veces en el pasado. Pero no vimos nada de eso, solo hielo y muerte.



- Black


Última edición por Black Hatred el Lun Dic 07, 2015 1:12 pm, editado 4 veces

Black Hatred

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 06/12/2015
Edad : 24
Localización : Argentina, Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Introduccion de un cuento sin nombre

Mensaje por kyonides el Lun Dic 07, 2015 12:38 pm

Te daré 2 recomendaciones, para un sitio web o foro es mejor separar los párrafos con una línea en blanco. Además de eso es bueno dividir los párrafos más largos para que no parezcan un "muro de texto" por no darle el chance al lector de hacer una verdadera pausa visual en un tiempo prudencial.

También me gustaría mencionar que exagerar tanto con el efecto de itálica no es muy buena idea, esta tiene un uso más específico para momentos claves o que pueden inducir a pensar que hay una ironía o un doble sentido. Utilizar así la itálica es como ponerle negrita a todo el texto o resaltar todas las líneas de un documento con algún color.

Está claro que cada quien hace las cosas a su manera, pero si se publica algo para que todos lo lean, no estaría nada mal tener en cuenta detalles como los que he mencionado anteriormente.

kyonides
Usuario VIP
Usuario VIP

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Introduccion de un cuento sin nombre

Mensaje por Black Hatred el Lun Dic 07, 2015 1:14 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Te daré 2 recomendaciones, para un sitio web o foro es mejor separar los párrafos con una línea en blanco. Además de eso es bueno dividir los párrafos más largos para que no parezcan un "muro de texto" por no darle el chance al lector de hacer una verdadera pausa visual en un tiempo prudencial.

También me gustaría mencionar que exagerar tanto con el efecto de itálica no es muy buena idea, esta tiene un uso más específico para momentos claves o que pueden inducir a pensar que hay una ironía o un doble sentido. Utilizar así la itálica es como ponerle negrita a todo el texto o resaltar todas las líneas de un documento con algún color.

Está claro que cada quien hace las cosas a su manera, pero si se publica algo para que todos lo lean, no estaría nada mal tener en cuenta detalles como los que he mencionado anteriormente.

Gracias, ahi lo corregi, y lo actualice con dos parrafos mas


-Black

Black Hatred

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 06/12/2015
Edad : 24
Localización : Argentina, Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Introduccion de un cuento sin nombre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.